Mi experiencia con las Ultra Boost de Adidas

 

Calificada por la misma Adidas como la mejor zapatilla running del mundo, hace unos días decidí averiguar por qué las famosas Ultra Boost habían causado tanto furor durante su lanzamiento, incluso hasta el día de hoy.

 

La verdad es que yo particularmente nunca antes me había preocupado tanto por el tema ergonómico de unas “simples” zapatillas, razón por la cual jamás invertí más de $90 dólares en un par. Sin embargo, a raíz de un viaje que realizaré muy pronto (y en el cual seguro caminaré hasta decir basta), decidí invertir un poco más esta vez.

 

¿Qué es la tecnología boost?

Resulta que las Ultra Boost, las cuales no pesan más de 250 gramos aproximadamente, incorporan la tecnología boost en toda la superficie de su suela. El boost se refiere básicamente a un material sólido granular que garantiza una máxima amortiguación y retorno de energía con cada pisada.

 

 

Además, esta suela contiene una especie de puntitos salientes repartidos por toda su superficie que garantiza una mejor tracción en terrenos secos como el asfalto. Teniendo en cuenta que la mayoría de nosotros caminamos y/o corremos por un sinfín de aceras dentro de la ciudad, esta característica es fundamental.

 

 

Sin embargo, ello no quiere decir que no vaya a irnos bien en terrenos diferentes. Como es natural con casi cualquier otro tipo de calzado, sí habría que tener especial cuidado si corremos por alguna bajada muy empinada, sobre todo si ha llovido recientemente 😉

 

Caminando sobre nubes

Además, las Ultra Boost incorporan un arco flotante y un tejido exterior al que llaman primeknit, el cual envuelve nuestro pie como si fuera una media y permite que la transpiración sea A-B-S-O-L-U-T-A.

 

 

Como se puede ver en la imagen, el tejido primeknit es un conjunto de hilos fusionados que permiten una mayor flexibilidad y que brindan el apoyo necesario a nuestros pies. Confeccionado en una sola pieza, no tiene paredes ni refuerzos.

 

Diseño de ensueño

Entre otras cosas diferenciadoras que tiene la Ultra Boost, yo diría que su diseño es simplemente alucinante. Son un must-have para todo corredor que esté buscando una zapatilla cómoda, resistente, bonita y encima recontra combinable.

 

Como les comentaba casi al inicio de este post, yo me compré las Ultra Boost básicamente porque estoy a puertas de realizar un viaje largo y necesito tener la mayor comodidad posible para caminar; sin embargo, las Ultra Boost me fascinan aún mas porque son perfectas para combinar no sólo con ropa deportiva sino también con ropa casual.

 

¿Cuánto cuestan?

Por supuesto, si estamos hablando de una zapatilla tan genial, completa y profesional, su precio no puede ser el más económico del mercado ($200 dólares en promedio en su precio regular). Aunque normalmente la mayoría de nosotros no gastamos esa cantidad de dinero en este tipo de calzado, cada dólar invertido vale totalmente la pena 🙂

 

Espero que esta breve información te haya servido de ayuda para que tú también adquieras muy pronto tus propias Ultra Boost.

 

¡Un beso!

 

Comentarios

Comentarios