¿Cómo independizarme sin descuidar mi alimentación?

 

Decidí escribir este post porque somos muchísimos los jóvenes que pasamos por este proceso en algún momento de nuestras vidas y, a decir verdad, la mayoría no lo hacemos muy bien al principio.

 

Independizarse es un gran paso en la vida de una persona por un sinfín de razones. Si bien es cierto al independizarnos obtenemos libertad absoluta para poder hacer lo que queramos, cuando queramos, como queramos y con quien queramos, también debemos ocuparnos de la larga lista de responsabilidades que ello conlleva. Por ejemplo, pagar nuestro alquiler a tiempo, nuestros recibos de agua, luz, mantenimiento, Internet, etc., hacer la limpieza y por supuesto también, cocinar.

 

Lo que normalmente sucede es que al estar tan acostumbrados a que alguien más prepare la comida por nosotros, al principio nos volvemos clientes asiduos de los deliverys, sobre todo de comida chatarra ¿cierto? Pero esta situación no es sostenible en el tiempo, primero porque no es saludable y segundo porque comer fuera de casa todos los días implica todo un presupuesto a parte.

 

Por lo anteriormente dicho, la gran mayoría de jóvenes terminamos comprando un montón de productos procesados de larga duración; valga decir, sopas instantáneas, pastas, macarrones, embutidos, nuggets, dulces, cerveza, etc. ¡Lo peor y más gracioso de todo es que al hacer esto nos juramos personas súper prácticas! O sea…. fatal.

 

La razón principal por la cual adoptamos tan rápido el mal hábito de comprar comida “veneno” se llama tiempo. Constantemente nos decimos a nosotros mismos: “es que no tengo tiempo para cocinar”, la cual obviamente no es más que una excusa porque no nos sabemos organizar. Como bien dicen por allí, no existe falta de tiempo, sino de interés. Por eso aquí te dejo una serie de tips que aprendí para que cuando te independices no cometas los mismos errores que yo y decenas de miles de personas.

 

Tip n°. 1: cuando vayas de compras no vayas con hambre

 

Sí, parece ser un tip súper simple e incluso gracioso para algunos, pero no sabes cuan inteligente pueden llegar a ser tus compras yendo al supermercado con el estómago lleno. Las personas que compran con hambre tienen una mayor tendencia a adquirir alimentos altos en calorías respecto a las personas que van con el estómago lleno 😉

 

La razón está asociada a nuestro cerebro y a las dopaminas, las cuales estimulan las áreas de nuestro cerebro que están vinculadas a la recompensa. Por eso, si vas con hambre al supermercado lo más probable es que compres cosas que normalmente no comprarías y en cantidades excesivas debido a esa sensación de vacío en tu estómago.

 

Además, ir al supermercado con el estómago lleno hará que te ahorres un buen dinero porque por increíble e irrazonable que parezca, la comida que más daño nos hace es la más cara y la que es realmente beneficiosa para nuestra salud es la más económica en la mayoría de los casos.

 

Tip n°. 2: lleva una lista de lo que vas a comprar

 

Como ahora resulta súper sencillo tener un smartphone, te recomiendo que te descargues alguna app que te ayude a organizarte, así podrás hacer más eficientes tus compras porque nada se te escapará y comprarás sólo lo que sabes que vas a necesitar.

 

Una app muy simple y práctica para este fin se llama Remember The Milk. Es gratuita y sólo tienes que descargártela y crear un usuario y contraseña. Es una de las aplicaciones más destacadas para hacer listas porque puedes hacer anotaciones simultáneas en plataformas móviles y de escritorio como Gmail, Calendar de Google, Outlook de Microsoft, iOS de Apple, etc.

 

 Una lista es muy útil porque:

 

  • Con ella planificarás mejor lo que vas a cocinar para la semana
  • Comerás mucho más saludable y ya no buscarás comer algo grasoso por impulso
  • No tendrás que regresar al supermercado si olvidaste algo
  • Ahorrarás dinero

 

Te recomiendo que tus compras las hagas una vez por semana, ya que si quieres comer saludable deberás comprar frutas y verduras, los cuales son alimentos perecederos. Evita las horas pico para que no te estreses y que comprar sea una grata experiencia para ti. Hacerlo de noche un fin de semana es genial, puedes hacerlo antes de irte a algún compromiso.

 

Recuerda: en cualquier supermercado todo está perfectamente diseñado para que compres mucho más de lo que habías planificado.

 

Tip n°. 3: lava tus frutas y verduras ni bien llegues de compras

De esta forma es menos probable que corran el riesgo de quedar olvidados en tu refrigerador, menos aún si los colocas de manera llamativa y ordenada. Además, evitarás que se te malogren y luego “sin querer” recurras a un delivery poco saludable.

 

Colócalos en pequeños recipientes en la parte delantera de tu refrigerador, así será más fácil cuando tengas hambre y quieras un bocadillo.

 

Tip n°. 4: cocínate alguno de estos sencillos platos de menos de 30 minutos de preparación

 

Una opción bastante nutritiva, fácil y rápida para preparar son las sopas. Sólo tienes que hervir el agua y echarle las verduras que desees y esperar a que se cocinen.

 

Otra opción muy buena es que te vuelvas un experto en preparar omelettes o tortillas. Como están hechos a base de huevos tienen muchos nutrientes esenciales. Sólo bate la clara y la yema, agrégale verduras como pedacitos de tomate picados, cebolla, zanahorias…  ¡y a la sartén!

 

Puedes probar también con los wraps. Sólo necesitas una tortilla, de preferencia integral, y verduras de todos los colores como lechugas, espinacas, pepinos, zanahorias, etc. Puedes agregarle también trocitos de pollo cocido.

 

Si quieres tener el detalle para aprender a preparar en serio comidas saludables, nutritivas y rápidas, haz click aquí, podrías sorprendente de lo práctico, útil y divertido que es.

 

 

 

Comentarios

Comentarios